Imprimir

INDUSTRIALES DEL ACERO SE AMPARAN CONTRA LA LEY DE TRANSICION ENERGETICA

El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria Metalmecánica y Siderúrgica anunció que el recurso lo promoverán en Saltillo ante un juez federal

 

VANGUARDIA.  El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria Metalmecánica y Siderúrgica de la CTM promoverá un amparo en contra de la Ley de Transición Energética, la cual obliga a la industria del acero a aumentar del 17 al 25% el uso de energía eléctrica en su producción, lo que prácticamente la aniquilaría por los altos costos, explicó Tereso Medina Ramírez.

 

El secretario general del SNTIM de la CTM dijo que el amparo que promoverán en Saltillo ante un juez federal se unirá a los ya interpuestos por AHMSA y DeAcero, por la misma disposición de la Ley de Transición Energética.

 

La industria del acero ha sido golpeada por la falta de regulación de acuerdos comerciales internacionales para la importación de esta materia prima por parte de la Secretaría de Economía, por ello que se interpuso un amparo en el último año del sexenio pasado, para evitar que se siguiera importando acero con tasa cero.

 

En el sexenio pasado, México estaba recibiendo miles de toneladas de acero de China, Rusia y la India sin el cobro de ningún arancel, es decir, en tasa cero, lo que ponía en desventaja a las empresas mexicanas que fabrican acero, que pagan del 2 al 7% de arancel.

 

Las consecuencias de la falta de regulación en la importación del acero en el País están a la vista: AHMSA redujo su plantilla laboral en 4 mil empleos en 2015, y DeAcero, con presencia en la Región Sureste, disminuyó mil empleos y dejó de contratar a 500 trabajadores más, también en el año pasado.

 

“Con este problema que estoy señalando (el amparo en contra de la Ley de Transición Energética) habría más afectación. Por eso vamos a interponer un amparo colectivo en el Juzgado Primero de Distrito con sede en Saltillo”, explicó Tereso Medina Ramírez.

 

La imposición de que las empresas del acero utilicen hasta el 25% de energía eléctrica en su producción pondrá a la industria fuera de competencia, porque si bien la Reforma Energética abrió el terreno para la generación de energía eólica y solar, la lógica sería que los precios fueran más baratos, pero no es así.

 

“Actualmente, las empresas como AHMSA y DeAcero y otras tantas más en el País, utilizan la energía eléctrica hasta en un 17% y para 2016, nos quieren obligar a usar el 25%. Es hasta cierto punto contradictorio, porque recordemos que Coahuila produce también carbón y gas shale, energía eólica y energía solar”, dijo.

 

Explicó que el sector obrero se amparará en contra de la disposición porque ven un riesgo inminente en contra de la fuente laboral y además no se puede avanzar en los contratos colectivos porque las empresas no pueden en estos momentos mejorar la calidad de vida de los trabajadores.

 


Anuncios


 Enlaces Web