Imprimir

El CCE pide equilibrar el crecimiento

View Comments

 

Aumenta la distancia entre los extremos en productividad e inversión, factores esenciales para el desarrollo sostenido

 

EL SOL DE MÉXICO.  El 70 por ciento de los estados de la República Mexicana crece a niveles insuficientes o presenta rasgos de relativo estancamiento, o inclusive de retroceso, aseguró el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Gerardo Gutiérrez Candiani. 

 

A través de un mensaje, recalcó:  Para que México crezca al ritmo que necesitamos, y lo haga de manera sostenible, es indispensable que emparejemos los niveles de dinamismo y de desarrollo entre las diferentes regiones y las 32 entidades federativas, que hoy presentan contrastes dramáticos en ambos aspectos . 

 

 Contamos -explicó- con cinco estados que, por años, han logrado crecer a una tasa anual promedio superior al 4 por ciento, más del doble del promedio nacional, ya en el rango objetivo, que requerimos alcanzar como país para afrontar los retos que tenemos en temas como empleo, pobreza y demografía 

 

Dijo que si en los últimos 10 años México hubiera crecido al ritmo de estos estados punteros en la materia, como Querétaro o Quintana Roo, nuestro Producto Interno Bruto (PIB) per cápita anual superaría ya los 18 mil dólares, casi 80 por ciento por encima del que tenemos actualmente.  Sin embargo -recalcó-, el 70 por ciento de los estados crece a niveles insuficientes o presenta rasgos de relativo estancamiento, o inclusive de retroceso. 

 

 Si en datos recientes hay estados como Aguascalientes, que llegan a superar el crecimiento de China, preocupa que, lejos de que se estén paliando las brechas y los rezagos, tienden a aumentar la divergencia entre los estados con más dinamismo y los de peor desempeño, acentuó Gutiérrez Candiani. 

 

Indicó que en el trasfondo, aumenta la distancia entre los extremos en productividad e inversión, factores esenciales para el desarrollo sostenido. La inversión por trabajador en entidades como el Distrito Federal y Nuevo León es más de 4.5 veces la que existe en los estados del sureste.  Es natural e inevitable que haya variabilidad en el comportamiento económico y en el desarrollo de las regiones, pero las diferencias que existen en México son de tal magnitud que inclusive son un factor de riesgo muy importante en términos políticos y sociales, además del efecto negativo que empuja a la baja a todos, señaló entre otras cosas. 

 

Para magnificar los contrastes, salvando las brechas poblacionales, de infraestructura e inversión productiva, además del tipo de actividades que cada Estado realiza, según el INEGI, la participación por entidad federativa para el PIB nacional en 2013, con base en precios corrientes, fue encabezada por el Distrito Federal, con 16.71 por ciento, seguida por el Estado de México, con 9.35 por ciento, y Nuevo León, con 7.14 por ciento. En la parte baja de la tabla, como Tlaxcala, Colima o Nayarit contribuyeron con apenas 0.56 por ciento, 0.59 por ciento y 0.66 por ciento, respectivamente, a la cuenta de ese año. 

 

La lista la completan en cuarto lugar Jalisco (6.4 por ciento), Veracruz (5.28), Campeche (4.6), Guanajuato (4), Coahuila (3.33), Puebla (3.24), Tabasco (3.16) y Sonora (3.03). Con menos de 3 por ciento de aportación se listan Tamaulipas (2.96 por ciento), Chihuahua y Baja California (2.83), Michoacán (2.34), Sinaloa (2.1), Querétaro (2.08), San Luis Potosí (1.95), Chiapas (1.77), Hidalgo (1.63), Oaxaca (1.58), Quintana Roo (1.55), Yucatán (1.48), Guerrero (1.46), Durango (1.24), Morelos (1.19), Aguascalientes (1.13), Zacatecas (1.04) y Baja California Sur (0.76).